lunes, 30 de diciembre de 2013

CICLISMO URBANO: La bicicleta sirve para algo más que para hacer deporte.

El ciclismo despierta pasiones tan grandes que traspasa la barrera de lo deportivo para integrarse en distintos ámbitos sociales, uno de ellos es el ciclismo urbano, que no es necesariamente un deporte, aunque puede favorecer la salud de quien lo practica, y que consiste en utilizar la bicicleta como medio de transporte, la puedes usar para ir a trabajar, ir a comprar, ir a casa de los amigos o simplemente para pasear por tu ciudad. 


Hoy en día tenemos bicicletas urbanas para todos los gustos y colores, clásica, plegable, bici eléctrica, etc. Pero, al igual que en el resto de modalidades ciclistas, lo más importante para practicar Ciclismo Urbano es utilizar una bicicleta que se adapte lo máximo posible a la persona que la vaya a utilizar, para tener una sensación cómoda a la hora de montar, realizar menos esfuerzos y evitar problemas de salud debidos a una mala posición.

Antes de comprar una bicicleta, para que la inversión resulte útil, debemos aconsejarnos por una persona experta en biomecánica que nos ayude a determinar los componentes apropiados según nuestras medidas corporales, para lograr una posición saludable y eficaz.

Muchos son los que prescinden de la biomecánica, o por desconocimiento o porque no le dan al ajuste la importancia que tiene, pensando que no es necesario o relevante, pero lo cierto es que es imprescindible utilizar una bici que, en toda su composición, sea adecuada para la persona que la utilice, permitiendo una posición idónea.

Otros, conscientes de la necesidad del ajuste biomecánico, intentan auto ajustarse o determinar los componentes a través de consejos por internet, pero resulta inevitable consultar con un biomecánico debido a la complejidad de determinar la composición de la bicicleta, por todos los parámetros a tener en cuenta y los distintos patrones de fabricación que la industria ofrece en cuadros y componentes, como distintas longitudes de biela, formas y medidas del sillín, manillar, etc. es conveniente, por ejemplo, elegir una biela más corta que la tolerada para evitar problemas de salud, o utilizar un sillín que genere comodidad liberándonos de malas sensaciones y posibles problemas en el apoyo o la parte perineal, etc.

Por todo esto y por mucho más, ya sea en el uso de la bicicleta como actividad física o como medio de transporte, es recomendable consultar con un biomecánico que nos ayude a comprar la bicicleta que se adapte a nuestra anatomía para lograr una sensación placentera al usarlay evitar posibles lesiones.

La bicicleta es probablemente el medio de transporte urbano más común en todo el mundo y el más utilizado después del transporte a pie. Desde aquí quiero a animar a todo el mundo a aparcar el coche y utilizar, en la medida de lo posible, la bicicleta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA TU COMENTARIO