martes, 31 de diciembre de 2013

PRÓSPERAS PEDALADAS 2014: Feliz año de nuevas sensaciones

Feliz año nuevo a todos, pero felicidades sobre todo a aquellos que este año pasado, de alguna forma u otra, se han "biomecanizado", por ajustar sus bicicletas,  preocupados no solo por el rendimiento sino también por la salud, porque ellos ya han comprobado lo importante que  es determinar los componentes de la bici según las necesidades de cada uno y ajustar la posición para seguir disfrutando más aun de este gran deporte.

Espero que este nuevo años que empieza mucha más gente se conciencie de la estrecha relación que existe entre biomecánica y ciclismo y lo imprescindile que resulta. 

¡Feliz año de buenas sensaciones!

lunes, 30 de diciembre de 2013

CICLISMO URBANO: La bicicleta sirve para algo más que para hacer deporte.

El ciclismo despierta pasiones tan grandes que traspasa la barrera de lo deportivo para integrarse en distintos ámbitos sociales, uno de ellos es el ciclismo urbano, que no es necesariamente un deporte, aunque puede favorecer la salud de quien lo practica, y que consiste en utilizar la bicicleta como medio de transporte, la puedes usar para ir a trabajar, ir a comprar, ir a casa de los amigos o simplemente para pasear por tu ciudad. 


Hoy en día tenemos bicicletas urbanas para todos los gustos y colores, clásica, plegable, bici eléctrica, etc. Pero, al igual que en el resto de modalidades ciclistas, lo más importante para practicar Ciclismo Urbano es utilizar una bicicleta que se adapte lo máximo posible a la persona que la vaya a utilizar, para tener una sensación cómoda a la hora de montar, realizar menos esfuerzos y evitar problemas de salud debidos a una mala posición.

Antes de comprar una bicicleta, para que la inversión resulte útil, debemos aconsejarnos por una persona experta en biomecánica que nos ayude a determinar los componentes apropiados según nuestras medidas corporales, para lograr una posición saludable y eficaz.

Muchos son los que prescinden de la biomecánica, o por desconocimiento o porque no le dan al ajuste la importancia que tiene, pensando que no es necesario o relevante, pero lo cierto es que es imprescindible utilizar una bici que, en toda su composición, sea adecuada para la persona que la utilice, permitiendo una posición idónea.

Otros, conscientes de la necesidad del ajuste biomecánico, intentan auto ajustarse o determinar los componentes a través de consejos por internet, pero resulta inevitable consultar con un biomecánico debido a la complejidad de determinar la composición de la bicicleta, por todos los parámetros a tener en cuenta y los distintos patrones de fabricación que la industria ofrece en cuadros y componentes, como distintas longitudes de biela, formas y medidas del sillín, manillar, etc. es conveniente, por ejemplo, elegir una biela más corta que la tolerada para evitar problemas de salud, o utilizar un sillín que genere comodidad liberándonos de malas sensaciones y posibles problemas en el apoyo o la parte perineal, etc.

Por todo esto y por mucho más, ya sea en el uso de la bicicleta como actividad física o como medio de transporte, es recomendable consultar con un biomecánico que nos ayude a comprar la bicicleta que se adapte a nuestra anatomía para lograr una sensación placentera al usarlay evitar posibles lesiones.

La bicicleta es probablemente el medio de transporte urbano más común en todo el mundo y el más utilizado después del transporte a pie. Desde aquí quiero a animar a todo el mundo a aparcar el coche y utilizar, en la medida de lo posible, la bicicleta.

miércoles, 25 de septiembre de 2013

La bicicleta es un arma de doble filo. ¿Es el ciclismo un deporte peligroso?

El ciclismo ha sido y es un deporte muy importante en España y día a día toma más popularidad tanto en nuestro país como en Europa y el resto del mundo.

Practicar ciclismo es un ejercicio aeróbico buenísimo que ayuda a tonificar los músculos y fortalecer la resistencia y el sistema cardiovascular, también reduce el colesterol negativo, aumenta el positivo y mejora el sistema inmunológico.
Asimismo es uno de los deportes donde más calorías quemamos y, al igual que en otros deportes, liberamos endorfinas, también llamadas hormonas de la felicidad, que nos hacen sentir muy bien, nos relaja y reduce el stress.

Además, montar en bici es una excelente manera de disfrutar de la naturaleza, de los amigos o de la familia, sin olvidar que es un medio de transporte que ayuda a cuidar el medio ambiente ya que no contamina.

Después de leer todos los beneficios me imagino que estás deseando empezar a practicarlo.

Pues bien, también has de saber que el ciclismo es uno de los deportes más peligroso que existe, y uno de los que produce más lesiones y muertes de todos, por encima del alpinismo, paracaidismo, submarinismo, carreras a motor, rugbi o heliski.
Todos conocemos el alto índice de mortalidad en nuestras carreteras y que el ciclismo ha perdido a muchos corredores, aficionados y profesionales, tanto en entrenamientos como en competición. 

Pero el ciclismo es un deporte de riesgo no solo por las altas posibilidades de accidente, ni por el sacrificio titánico que demanda de los deportistas profesionales; sino por las lesiones producidas por el ejercicio o los esfuerzos repetidos montando una bicicleta que no se adapta a nuestras necesidades funcionales.

A pesar de ser un deporte de los más beneficiosos para la salud, el ciclismo  puede acarrear una serie de lesiones que es importante conocer para evitar.

Algunas lesiones con menor incidencia son los traumatismos, lesiones en los ligamentos, abrasiones o las fracturas debidos a una caída.

Pero las alteraciones más frecuentes son las que derivan de no ajustar la posición sobre la bicicleta. Son frecuentes las lesiones de rodilla, entre las que destaca, la afectación de la rótula por la presión mantenida contra el fémur, tendinopatía rotuliana y del bíceps femoral. También se pueden sufrir desviaciones de columna, hernias discales, lesiones de cadera y del suelo pélvico (uretritis, prostatitis) por el apoyo isquiático, así como el elevado riesgo de impotencia producido por la presión continua que sufre el periné sobre el sillín de la bicicleta, entre otras muchas afecciones.

La correcta regulación de la bicicleta es esencial para prevenir dolencias derivadas de posturas inadecuadas. No realizar un ajuste biomecánico empleando los componentes adecuados a nuestra fisionomía y no ajustar la posición de estos componentes en relación a nuestra antropometría es el motivo que se esconde detrás de las lesiones más características.

Aunque todos los elementos pueden influir en el número y gravedad de las lesiones: Extremar las precauciones en carretera, no subestimar la importancia del equipo, bici, casco, zapatillas, gafas, protectores; cuidar el mantenimiento mecánico de la bici, realiza una progresión lenta evitando el sobre uso, vigilar la hidratación y nutrición, y emplear cremas protectoras de hidratación para la piel.

Consejitos aparte, lo más importantes es utilizar una bicicleta con los componentes adecuados que se ajusten al ciclista y adecuar la posición adaptando la máquina al hombre, no solo para evitar lesiones, sino además para mejorar el rendimiento. Y más importante aun si cabe es normalizar el ajuste biomecánico desde el ciclismo base, puesto que los niños en edad de crecimiento son los más vulnerables y donde más sobrecogedor resulta el drama de lesiones importantes.

Pero el ciclismo además de un deporte es una gran industria, y no cabe duda que el conflicto de intereses genera muchas veces confusión tanto en el mundo de la ciencia como en el del deporte. Por otra parte, para muchas personas el ciclismo no es solo un deporte, es una autentica pasión, un estilo de vida, de manera que colocan a todos estos aficionados en una situación difícil y comprometedora. Por todo ello y para evitar que las bicicletas sean un arma de doble filo, es importante informar y generar conciencia de la relevancia y trascendencia que tiene la biomecánica en el mundo del ciclismo.

miércoles, 28 de agosto de 2013

"DE CAMPEONATO"

Murcia ha acogido este fin de semana del 23 al 25 de agosto los Campeonatos de España para las categorías Junior y Máster, un fin de semana cargado de buen deporte y una gran oportunidad para observar y valorar la disposición de los ciclistas junior sobre sus bicicletas, ya que aquí se han concentrado selecciones de las distintas comunidades.

Puestos a observar enseguida te das cuenta que la gran mayoría, por no decir todos, siguen un patrón parecido, una altura excesiva en el sillín, que se puede apreciar en la expresión del pedaleo porque genera una extensión plantar al paso de la biela por la parte inferior, lo cual también está asociado al uso de bielas demasiado largas para su longitud de pierna. Esta situación resta posibilidades de que los ciclistas expresen el máximo de su capacidad en eficacia, con muchas probabilidades de que surjan lesiones asociadas a esta  posición como alteraciones en la rodilla, en la cabeza del fémur y en la columna, así como acortamiento muscular posterior.

Junto a este comentario os adjunto un video para que podáis analizar y plantearos vuestras propias opiniones. Para mostrar la diferencia del gesto del pedaleo en todas sus fases el video incluye una grabación de  un corredor sub23 noruego después de realizar un ajuste, y diferentes grabaciones realizadas durante los campeonatos.

No quiero ser alarmista, pero realmente sorprende que un tema tan trascendente para el ciclismo como el ajuste biomecánico pase desapercibido y no sea valorado por ciclistas, escuelas, clubes y federaciones con la importancia que se merece. Durante el campeonato tuve la suerte de encontrarme con uno de los ciclistas más grande que ha dado el ciclismo español, supongo que ya sabéis de quien hablo, nuestro Miguel Indurain. Teniendo la paciencia de esperar que los asistentes se realizaran las fotos de rigor y firma de autógrafos tuve la ocasión de charlar un rato con él, lo suficiente para conocer su opinión sobre biomecánica, componentes y ajuste de la posición.

La presencia de Miguel en el campeonato se debía a que su hijo participaba en la prueba de crono junior, y al poco de estar hablando con él enseguida me di cuenta que no tenía ni la menor idea de la importancia y la necesidad de utilizar los componentes adecuados para lograr una posición correcta, para mejorar el rendimiento y evitar posibles alteraciones o daños, y lo peor es, que a pesar de tener un hijo compitiendo en edad de crecimiento, no tenia tampoco el más mínimo interés, alegando que eso de la biomecánica era cosa de los entrenadores y que su hijo estaba utilizando una bicicleta de un corredor de Movistar, como si eso le bastara para creer que la bicicleta no podía ser mejor.

Verdaderamente asusta y consterna ver a estos jóvenes ciclistas como lo dan todo sobre la bici sin saber que se están lastimando y que su esfuerzo se vería realmente recompensado si pudieran disfrutar y beneficiarse de una posición adecuada que les permitiera expresar el máximo de sus capacidades. Pues bien, esto nunca será posible hasta que las federaciones y el resto de la comunidad ciclista tomen conciencia de la importancia de ajustar las bicicletas a las personas que las montan.

No podemos olvidar que estamos hablando de selecciones donde se encuentran los mejores jóvenes de este deporte que son los futuros profesionales, si a los técnicos y demás involucrados no les importa el rendimiento que los niños dejan de expresar y los posibles problemas de salud que puede ocasionar una mala posición ¿cómo podemos hacer para que la biomecánica se integre en los cimientos de un gran anhelo del ciclismo?

lunes, 20 de mayo de 2013

Biomecánica, jóvenes ciclistas y alto rendimiento


Todos a los que nos gusta este deporte sabemos que en la práctica deportiva de alto rendimiento se utilizan todo tipo de factores que permiten mejorar el rendimiento, tanto técnico como físico y mental, para ello se utilizan los mejores sistemas de entrenamiento, alimentación, médicos, psicológicos, etc… Pero hay uno, que es la biomecánica, al que no se le da la importancia que su contribución a este deporte merece.
Cuando hablamos de alto rendimiento generalmente lo hacemos de deportistas que compiten al máximo nivel o promesas con capacidades relevantes, pero la mayor aportación útil al rendimiento se consigue cuando se aplica la biomecánica desde el ciclismo base, permitiendo formar al niño durante el periodo de crecimiento, mejorando su capacidad y corrigiendo las dificultades que surjan.
Entonces, ¿por qué no aplicamos la biomecánica antes de que se ocasionen problemas de salud, o dejar pasar el tiempo sin obtener las mejoras que la biomecánica proporciona si se utilizase?
Aplicar la biomecánica en edad de escuela nos permite mejorar el rendimiento y modificar hábitos o corregir problemas durante la etapa de formación.
Con las aplicaciones biomecánicas conseguimos que los niños desarrollen la eficacia y las capacidades motriz, muscular y sensorial, pues estar situado en una posición ajustada con los componentes adecuados, le permite realizar el gesto de forma libre y estable , una adecuada expresión de movimiento facilita que el sistema muscular extensor y flexor actúen en carga en cada fase del pedaleo obteniendo una cualificación muscular superior , el niño obtendría una notable mejora al verse implicada su musculación en actividad durante el periodo de desarrollo, a la vez que consigue una automatización del movimiento de mayor provecho, beneficiándose de ella el rendimiento y la capacidad sensorial, que es de gran utilidad a la hora de percibir lo que acontece tanto en la bicicleta como en la vida.
¿Por qué si la biomecanica contribuye al rendimiento igual o mejor que otros elemtentos , el ciclismo de base no la incorpora como rigurosa tecnica de utilidad y beneficio en el periodo de desarrollo natural?
Animo desde aquí a todos los preparadores, entrenadores y directores de escuelas y equipos, cadetes y junior, a que se impliquen en este tema para que se incorpore el uso de la biomecánica de forma generalizada e ineludible, para obtener los beneficios que su aplicación aporta en el periodo del crecimiento de forma natural y automática.
Para saber más:
http://bioamadeo.blogspot.com.es/2010/01/esta-informacion-trata-de-ofrecer.html

desdelacuneta  http://www.revistadesdelacuneta.com/tengopagina.php?page=archivo1094

sábado, 6 de abril de 2013

“DA LA TALLA” determina los componentes de tu bici adecuados para ti.



Gran parte de las lesiones que padece el ciclista suelen ser por pedalear en una postura incorrecta, en ocasiones, producto de una bicicleta con dimensiones inadecuadas y mala postura sobre ella. 

A estas alturas no todo el mundo sabe que una mala posición sobre la bicicleta deriva en un menor rendimiento del ciclista e incluso en lesiones graves, por eso es tan importante el ajuste biomecánico. Lograr una posición óptima es imposible si la bicicleta, por mucho que valga, no se ajusta a las medidas antropométricas del ciclista, que le aporten comodidad y le permitan aprovechar al máximo cada pedalada. Por tanto es aconsejable dedicar tiempo a elegir los componentes que mejor se adapten a nuestra morfología para poder lograr la posición ideal.



En internet podemos encontrar mucha información, más o menos fiable, sobre como determinar los componentes que mejor se adapten a nuestras necesidades. Aún así, no es tarea sencilla debido al gran número de parámetros a tener en cuenta, morfología, medidas antropométricas, modalidad ciclista, y muchas otras. Por ello lo ideal, para acertar con la talla de la bicicleta, es realizarse un estudio biomecánico a manos de un especialista. Los productos y métodos generalistas, aplicados por personas con poca experiencia, vacian de contenido la palabra biomecánica para usarla como argumento de venta, pero el éxito de sus actuaciones siempre será limitado. Además, nosotros nunca podremos auto-ajustarnos la posición, por eso es necesario acudir a un experto que determine los componentes según nuestras medidas y posteriormente realice el ajuste.

Antes de nada

Antes de comenzar el ajuste y la determinación de componentes, debemos realizar una exploración para determinar si existe alguna necesidad especial del ciclista, como dismetrías, inestabilidad plantar, rotaciones de cadera, etc.

Toma de medidas

Las medidas de la bicicleta se calculan en función de las medidas antropométricas del ciclista.  Las mediciones se toman descalzo y siempre medidas entre ejes, nunca medidas corporales totales. Estas son las medidas antropométricas que se pueden tomar: Altura, ancho de hombros, tronco, brazo, antebrazo, mano, entrepierna, fémur y tibia, largo del pie y flexibilidad.


Los componentes

Está claro que no se pueden dar datos exactos que sean aplicables a todas las personas, ya que las medidas corporales varían de unos a otros individuos. Una persona puede tener una altura total idéntica a otra, pero sus medidas de piernas, brazos, tronco, etc. ser muy diferentes, por lo que dar unas pautas absolutas no es posible, ni tampoco recomendable. Por tanto los datos que a continuación se ofrecen son únicamente de carácter orientativo.

El cuadro

Para determinar la medida aproximada del cuadro que nos corresponde debemos multiplicar la distancia de entrepierna por el coeficiente 0,67 y lograremos averiguar la talla del cuadro. Al igual que ocurre con la biela y otros componentes cuando obtengamos una talla intermedia es mejor decantarse por la medida inferior, ya que es más fácil adaptarse. Aunque además hay otros factores a tener en cuenta como son la flexibilidad, la longitud del brazo, del tronco o de las piernas.

También es importante tener encuentra las distintas geometrías que varían de fabricante a fabricante así como de una talla a otra y observar que parámetros como el ángulo del tubo del sillín o la pipa del cuadro nos permita el retroceso adecuado del sillín y ajustar la diferencia de altura para repartir el equilibrio del peso corporal entre el sillín y el manillar.

El manillar

El manillar es un elemento que nos aporta manejabilidad y ergonomía postural en la conducción. Se determina por la anchura del eje de hombros, además de ser muy importante la dimensión del arco, que no pase de 12 cm, y la dimensión del avance, que no pase de 7 cm, para reunir una mayor ergonomía y posición aerodinámica.

Es fundamental considerar que la dimensión del eje de hombros de los niños es inferior a la de adultos, por tanto necesitan un manillar que se adecúe a su antropometría para que no les cause alteraciones posturales ni funcionales.

La potencia del manillar es un elemento a determinar y concretar a partir de realizar el ajuste del sillín. El uso de manillares con potencias incluidas nos induce un riesgo de error en su longitud y nos puede condicionar. Para comprar un manillar con la potencia incluida se debe hacer después del ajuste.

El Sillín

A la hora de elegir un sillín tenemos que tener en cuenta la anchura, la anatomía, y la consistencia.

La anchura varía según la fisiología de cada persona. Ha de ser la adecuada para pedalear sin que su anchura impida el movimiento, desde el glúteo hasta el apoyo en el pedal, totalmente libre como si fuese un péndulo, permitiendo de este modo que la pierna caiga totalmente libre de fijación aprovechando la fuerza realizada en la carga, a la que se suma el peso corporal de la pierna, obteniendo la maxima eficacia en el pedaleo.

La forma anatómica adecuada de cada sillín, es la que contempla la anchura para la comodidad de apoyo de los glúteos y la estabilidad en los isquiones para soportar la carga corporal y conseguir estabilidad en el pedaleo.

La consistencia es de una importancia fundamental, ya que el sillín que sufre deformación modifica la altura y la plomada, lo cual desestabiliza el pedaleo, variando las sensaciones y los ángulos en los hábitos de carga muscular del pedaleo, esta modificación implica que nuestro sistema muscular y sensorial tenga que estar cambiando constantemente para adaptarse a las nuevas situaciones.

Además de estas características es necesario que la tija nos permita lograr el retroceso adecuado  y a su vez la sujeción del sillín, una vez ajustado, quede en un punto intermedio de sus varillas, para obtener un equilibrado fiable, también es conveniente que el sistema de regulación de la tija sea progresivo y no fraccionado para lograr la inclinación adecuada del sillín.

La biela

La longitud de biela, es uno de los elementos que más controversia suscita a la hora de realizar ajustes. Existen algunos estudios científicos realizados con el fin de evaluar la influencia de la longitud de biela en el rendimiento, y muchas opiniones al respecto que establecen una serie de pautas que no terminan de dar con el método correcto de calcular la medida de biela óptima para cada ciclista o qué parámetros deben suponer la base para este cálculo.

Pues bien, desde aquí sugerimos una relación de longitud de biela adecuada que funciona, basada en el estudio del pedaleo y su biomecánica, tomando como referencia las características físicas del ciclista  en relación a los segmentos corporales involucrados en el pedaleo, la longitud de entrepierna y la longitud de palanca plantar.

*las cifras que se repite en algunas medidas de entrepierna con dos medidas de biela diferente, es debido a la posibilidad de tolerancia por la persona según su fisonomía, flexibilidad, elasticidad, y volumen que le permita asumir un funcionamiento correcto. 
Hay que puntualizar que cambiar la longitud de las bielas conlleva recolocar el sillín en altura y retroceso, así como regular la altura y distancia del manillar.



El pedal

Es recomendable elegir un pedal con una situación amplia de apoyo para disponer de una superficie mayor en el contacto y así evitar evitar presiones en un punto determinado, además de que incluya la posibilidad de utilizar una cala móvil. es conveniente no tener fijaciones en el apoyo para liberar o corregir tensiones de los miembros inferiores.  Para lograr que el pedal tenga mayor eficacia es importante que la separación que existe entre la suela de la zapatilla y el eje pedalier, también llamada palanca parasitaria sea lo más reducida posible. La palanca parasitaria está formada por la dimensión de la cala y el radio del eje pedalier.

Las Zapatillas

Elegiremos una zapatilla con suela rígida que aporta estabilidad y transmisión de la fuerza en el pedaleo y una anatomía que se ajuste a las necesidades de nuestro pie, siempre con una pequeña holgadez para que durante el ejercicio el pie no sufra opresión al dilatarse. Y si además están guapas mejor.

Por último

Esto son directrices sobre como determinar componentes para que el usuario pueda dirigirse a un profesional y sepa los valores a los que se tiene que exponer para adaptarse a sus necesidades.

Cada componente de la bicicleta es un elemento importante que contempla los valores correspondientes a la anatomía de cada persona, precisando de un montaje correcto para poder obtener la mayor utilidad y eficacia, puesto que no es suficiente que las dimensiones y anatomía de los elementos sean adecuadas, sino además de una correcta posición en el montaje.

viernes, 22 de marzo de 2013

Premisas y conclusiones del ajuste biomecánico


Al igual que yo son muchos los que piensan que la biomecánica más que una ciencia es un arte. Pero que nadie me malinterprete, quiero decir que en el ajuste biomecánico sobre la bicicleta es muy difícil conseguir resultados estándares porque no se basa tan solo en números sino que varía según cada persona. Por ello todos los procesos del ajuste biomecánico deben de estar planificados con un planteamiento de adecuación unipersonal ya que la morfología y las necesidades de cada persona son diferentes.

El primer paso para llevar a cabo un ajuste de forma óptima es la determinación de los componentes en función de nuestras características y necesidades. De la misma manera que compramos ropa o zapatos de nuestra talla, para realizar un ajuste es lógico que la totalidad de elementos que componen la bicicleta, talla de cuadro, longitud de biela, anchura de sillín, geometría y dimensiones del manillar, longitud de la potencia y de la tija, sean los adecuados para la persona porque tan importante como su correcta colocación es su correcta elección.

Una vez que tenemos los componentes apropiados es posible comenzar a realizar el ajuste más adecuado a la persona para generar el efecto S.E.R (salud, ergonomía y rendimiento). Aunque también es posible, de forma menos eficiente, realizar un ajuste falseado. Se trata de realizar una adaptación de la posición para aquellas personas que ya tienen una bicicleta cuyos componentes no son los correctos para sus medidas antropométricas. Claro está que esta situación no aporta un ajuste máximo de adecuación pero ayuda a mejorar en la medida de lo posible.

También es posible realizar un ajuste especial para personas con discapacidad, adaptandose a su necesidad para que se produzca la posibilidad de funcionar en el medio de la forma más provechosa posible.

Por supuesto importantísimo el ajuste en el ciclismo base, que al igual que los adultos precisa que los componentes se adapten a sus medidas permitiendo la posición óptima. Pero en estos casos debemos tener muy en cuenta que los niños se encuentran en continuo proceso de crecimiento y por tanto es inevitable tener que revisar y adaptar periódicamente los componentes a las dimensiones de su cuerpo que le permitan un desarrollo adecuado, evitando lesiones y mejorando sus capacidades.

Además de utilizar los componentes apropiados debemos tener en cuenta que el ajuste biomecánico precisa de un proceso de adaptación, verificación y modificación hasta lograr la estabilidad funcional de cada ciclista, por tanto se requiere de un periodo de varias semanas de seguimiento para concluir el ajuste.

Últimamente la biomecánica se ha puesto de moda y mucha gente piensa que con unas formulas y unos cuantos consejos de internet son capaces de ajustarse y nada más lejos de la realidad. Es esencial tomar conciencia de la necesidad de ajustar la posición sobre la bici y está bien informarse todo lo posible pero determinar la elección de los componentes en función de nuestras características y mucho más realizar un ajuste requiere de un experto. Por desgracia son pocos los que saben cómo lograr aproximarse a un ajuste óptimo y muchos los que aprovechan el desconocimiento de los ciclistas para lucrarse con un supuesto ajuste.

Proximamente más información sobre el ajuste 

sábado, 9 de marzo de 2013

La guerra de los componentes IV




Hace unos días tuve una conversación muy constructiva con mi amigo Joaquín Gil, fabricante de sillines de Sax. Hablando sobre la fabricación de sillines a medida para los ciclistas con problemas en el apoyo, me comenta que a través de un sistema de medida de presión puede conocer la distribución del peso sobre el sillín y con estos y otros datos llegar a fabricar sillines asimétricos a la medida que la persona necesite para crear una posición estable y compensar el apoyo de los isquiones.

Esto representa un avance importante y necesario, pero yo me pregunto: ¿No sería mucho mayor el avance si conseguimos evitar la necesidad de tener que llegar a utilizar componentes especiales adaptados?

Normalmente, la anatomía y la estructura de la pelvis juegan un papel importante en la distribución de la presión sobre el sillín. Pero además de la causa anatómica la posición del ciclista en el sillín tiene un gran impacto en la distribución de presiones.
Cambiar el patrón de presión realizando modificaciones en la bicicleta es relativamente sencillo. Por tanto empleando el uso de la biomecánica desde el periodo de crecimiento podemos corregir las inestabilidades corporales y prevenir que se produzcan alteraciones, evitando así la necesidad de componentes especiales adaptados a los problemas que con el paso del tiempo ocasiona un funcionamiento desequilibrado.

Igualmente antes de utilizar componentes asimétricos es recomendable y necesario realizar un ajuste biomecánico para ver hasta qué punto se consigue lograr el equilibrio funcional. En la mayoría de los casos utilizando y adaptando los componentes adecuados al ciclista conseguimos modificar la estabilidad y llevarla a una situación funcional diferente que corrige el desequilibrio existente sin tener que utilizar elementos adaptados.

Por todo esto tengo que seguir insistiendo en la importancia del uso de la biomecánica en el ciclismo base, ya que es capaz de mejorar la capacidad natural durante el crecimiento y evitar lesiones y alteraciones provocadas por una posición inadecuada sobre la bicicleta. Considerar la biomecánica de manera imprescindible para la práctica ciclista, haciendo hincapié en los más jóvenes, aporta una gran mejora para este deporte y es el avance que el ciclismo necesita.

Cuanto más ajustada es la posición del ciclista, mayor es el rendimiento y menor el riesgo de sufrir lesiones, con la ventaja añadida de que además el ajuste biomecánico generalmente es capaz de subsanar y adaptarse a necesidades físicas especiales, produciendo el efecto S.E.R (salud, ergonomía y rendimiento), el nuevo sistema de adaptación biomecánica que sustituye a todos los actuales.

Pero si bien es cierto que la biomecánica es la solución para una práctica saludable y mejorada del ciclismo, hay casos en que, debido a alteraciones congénitas o provocadas por algún accidente, es inevitable tener que emplear componentes adaptados para llegar a una posición óptima. Componente para los que el mercado no tiene respuesta, y muchas veces hay que fabricar de forma artesanal puesto que las necesidades de cada uno son unipersonales y no se pueden adaptar de forma generalizada. 

revista desde la cuneta
http://www.revistadesdelacuneta.com/tengopagina.php?page=archivo0940

miércoles, 23 de enero de 2013

LA EDAD NO ES UN HÁNDICAP.


Como apreciareis a lo largo de este artículo, la edad no es un  hándicap para utilizar la biomecánica, aun sabiendo que su mayor aportación se realiza aplicándola a una corta edad por las posibilidades que ofrece de corregir problemas y mejorar la funcionalidad para la obtención del rendimiento. Además de la situación placentera que ofrece a las personas que practican el ciclismo como ocio.

No obstante si aplicamos la biomecánica en edades avanzadas, superior a 60 años no deja de ser un aporte interesante y útil, mejorando la funcionalidad en la medida de lo posible. Este comentario lo realizamos para alentar a las personas mayores que practican ciclismo a que utilicen la biomecánica para conseguir mayor estabilidad, confort, ayudándoles a disfrutar más de la bicicleta.

Hace unas semanas conocí a un ciclista jubilado belga que lleva varios años afincado en España. Tras varios encuentros y diálogos sobre ciclismo advertí que su forma de pedalear describía una doble uve, separada por el tubo horizontal del cuadro. Me dijo que era la forma de pedalear que había utilizado durante más de 50 años, y que nunca había tenido otra forma de pedalear y para él era natural y normal. Inmediatamente le propuse ayudarle, si él quería había muchas posibilidades de corregir su situación con unos cuantos ajustes.  Al principio, como muchos, su reacción fue un poco reticente, me dijo que sería muy difícil puesto que siempre había pedaleado así, que había competido junto a Eddy Merckx y ya era muy mayor para poder cambiar. Volví a insistirle en mi propuesta de modificar su posición habitual, quería demostrar que se equivocaba, que no solo era posible cambiar sino que además con el ajuste se iba a encontrar mucho más a gusto sobre la bicicleta y desaparecerían las molestias que sentía cuando montaba en bicicleta. Después de unos cuantos comentarios accedió, aun no muy convencido, y quedamos para ajustarle la posición a una situación más estable.

A medida que iba aplicándole modificaciones, la posición de la cala, la altura y retroceso del sillín, etc, la parte interior de la pierna fue aproximándose paulatinamente al tubo horizontal del cuadro. Cuando terminamos no podía creerse el cambio tan radical que había sufrido su estabilidad con respecto a su situación anterior en un tiempo tan breve, pues su pensamiento era que modificar la situación sería imposible e inútil ya que llevaba toda una vida con su posición anterior.

La biomecánica al margen de la edad siempre tiene una aportación y posibilidad de mejora en la medida de lo posible. Por esta razón invito a no renunciar al privilegio de utilizar la salud, el rendimiento, y el disfrute que ofrece la biomecánica.

http://www.revistadesdelacuneta.com/tengopagina.php?page=archivo0800

lunes, 14 de enero de 2013

Elegir un sillín con criterio.


Si a uno le dejan sin el sillín de su bicicleta, descubrirá con sorpresa que, este componente que a menudo no le damos mayor importancia, es imprescindible para pedalear, pues sobre este reposa todo el peso de nuestro cuerpo e influye en el pedaleo, en la salud perineal, en la ergonomía de apoyo de los glúteos y estabilidad de apoyo en los isquiones. Por lo tanto elegir un sillín adecuado es fundamental, pero no es tarea fácil pues hay tantas morfologías como opiniones. No hay sillín más perfecto que el que se adapte a nuestras necesidades.

A la hora de elegir un sillín tenemos que tener en cuenta las dimensiones de la anchura, la anatomía, y la consistencia.

La anchura varía según la fisiología de cada persona. Ha de ser la adecuada para pedalear sin que su anchura impida el movimiento, desde el glúteo hasta el apoyo en el pedal, totalmente libre como si fuese un péndulo, permitiendo de este modo que la pierna caiga totalmente libre de fijación aprovechando la fuerza realizada en la carga, a la que se suma el peso corporal de la pierna, obteniendo la maxima eficacia en el pedaleo.

A la hora de elegir la forma anatómica de nuestro sillín deberemos tener en cuenta que esta varía dependiendo del sexo, puesto que los genitales masculinos y femeninos son diferentes precisan de apoyo diferente para liberar la zona perineal. Y también varía dependiendo de la edad, si es niño o adultos, debido a las dimensiones corporales.

La forma anatómica adecuada de cada sillín, es la que contempla la anchura para la comodidad de apoyo de los glúteos y la estabilidad en los isquiones para soportar la carga corporal y conseguir estabilidad en el pedaleo.

La consistencia es de una importancia fundamental, ya que el sillín que sufre deformación modifica la altura y la plomada, lo cual desestabiliza el pedaleo, variando las sensaciones y los ángulos en los hábitos de carga muscular del pedaleo, esta modificación implica que nuestro sistema muscular y sensorial tenga que estar cambiando constantemente para adaptarse a las nuevas situaciones.

El sillín para los niños, como los demas componentes, deberá estar acorde con su antropometría, al desarrollo de su pelvis, sus gluteos e isquiones, por tanto deberá ser inferior al que utilizamos los adultos para ofrecerles una buena estabilidad en el apoyo, obteniendo un correcto pedaleo que les permita crecer adecuadamente sin generar alteraciones. Este es un tema que los monitores deberían observar en las escuelas de ciclismo para ayudar a los niños.

Las alteraciones provocadas por el sillín que sufren los ciclistas, se pueden evitar con la elección del sillín adecuado, que contemple las medidas de apoyo de cada persona para liberar presiones fuera de los puntos de apoyo. Además es muy importante el ajuste y montaje posterior del sillín en la bicicleta, teniendo en cuenta la horizontalidad entre la parte delantera superior del sillín y el apoyo de los isquiones, para ello es necesario, claro está, que los diámetros de las ruedas sean iguales y se encuentre en una situación de apoyo horizontal, además de otros factores a tener en cuenta como la altura del sillín y retroceso, la altura del manillar, y la distancia entre el manillar y el sillín.

http://www.revistadesdelacuneta.com/tengopagina.php?page=archivo0752

martes, 1 de enero de 2013

Situación óptima para montar una cala. Nueva propuesta.


Las calas son uno de los componentes del ciclismo que más se prestan a mitos y controversias, que si calas fijas, que si calas con movilidad, que si con una angulación, que si con otra. Pues bien, me gustaría indicar algunas aclaraciones y aportar una nueva propuesta para instalar las calas en su sitio.

Una cala fija impide el movimiento del pie que puede precisar hacer el ciclista para descongestionar cualquier tipo de inestabilidad, ya que la estabilidad absoluta es difícil de conseguir, porque los elementos que la generan con el uso se deterioran y crean una proporción de desestabilidad. Estos inconvenientes que plantea una cala fija, con movilidad cero, se podrían resolver fácilmente utilizando una cala con movilidad que permita el movimiento del pie sobre el pedal para aportar estabilidad.

Para encontrar en la zapatilla la situación óptima sobre la que colocar la cala debemos hacer coincidir el eje de alineación vertical de la pierna, a través del centro plantar, con un eje trasversal desde los sesamoideos del pulgar hasta el borde externo del pie. En este  punto de tangencia donde se cortan los ejes debemos situar el centro de la cala.

Esta posición de la cala evita en el gesto del pedaleo movimientos centrípetos y centrífugos, lo que nos permite una total carga de aplicación de la fuerza sobre el pedal, evitando también lesiones.

Para que la posición correcta de la cala sea de total utilidad, debemos tener en cuenta el resto de factores que influyen en el pedaleo, como son el factor Q, la longitud de biela, el tipo de zapatillas,  la altura y retroceso del sillín, etc.

Este emplazamiento sobre el que montar la cala se puede aplicar a todos los ciclistas que tengan una estabilidad natural funcional, es decir, Siempre hay excepciones que demandarán una aplicación de la posición determinada por las necesidades especiales de cada ciclista.

http://www.revistadesdelacuneta.com/tengopagina.php?page=archivo0731