lunes, 15 de noviembre de 2010

Llamada de atención a monitores, directores y padres.

Desde el comienzo de temporada he asistido a distintas pruebas de ciclismo base en edad de 7 a 23 años e incluso de categoría profesional, en las cuales he podido volver a observar lo que reiteradamente vengo advirtiendo ya durante varias temporadas: los graves problemas de salud que se están ocasionando en los ciclistas en proceso de formación.


Estos problemas de salud son debidos a una posición inapropiada sobre la bicicleta la cual genera alteraciones de rodilla y espalda entre otras. Estas alteraciones, además de crear un estado crónico para la salud cotidiana, condicionan la expresión y por tanto la capacidad en el rendimiento y la cualificación en el desarrollo del organismo.


La buena noticia es que tiene solución: la determinación y ajuste de los componentes adecuados según la persona. Factores como bielas demasiado grandes, sillín anatómicamente inadecuado, manillar inexacto, potencia o cuadro sobredimensionados, son los que generan una posición incorrecta y provocan alteraciones.


La mala noticia es que el mundo del ciclismo carece de información y consciencia al respecto.


Ya es hora de que el ciclismo demande la atención de personas que tengan capacidad de informar y aportar la ayuda necesaria para que no se produzcan problemas ni en la salud ni en la posibilidad de expresar la capacidad en el mejor rendimiento y la capacitación durante el crecimiento. Es necesario contar con expertos en biomecánica que ayuden a dar sentido de lo correcto para que los componentes y la posición sean los adecuados para evitar estos problemas.


Espero tengan en cuenta esto por la utilidad que ofrece sobre todo para los niños. Muchos profesionales piensan que un cambio de posición, según ellos, les restaría posibilidades de mejora, aunque la nueva situación sea más apropiada y de mayor eficacia y utilidad.


Sin embargo algunos se han atrevido a cambiar su posición como es el caso de Sastre y parece que no le va tan mal.


El día que el ciclismo en todas las categorías y edades se conciencie de la importancia de la biomecánica dará un importante giro para la salud y el rendimiento en un mayor nivel de eficacia.