miércoles, 25 de agosto de 2010

Dismetrías antropométricas


Como punto de partida aceptamos que no existe una anatomía perfecta y que el cuerpo humano no es perfectamente simétrico, por tanto presenta pequeñas imperfecciones o asimetrías. Si bien podemos considerar que cierto grado de asimetría es normal, esos pequeños defectos, en determinadas ocasiones, son causa de importantes trastornos que se producen fundamentalmente por la repetición de un gesto viciado basado en alteraciones morfológicas o biomecánicas.

La bicicleta es una maquina cuyo motor es el ciclista, el cual proporciona mediante el pedaleo la impulsión necesaria para crear movimiento y poder desplazarse. Esta máquina presenta un eje longitudinal simétrico, si está correctamente montada, lo que nos ofrece la posibilidad de observar las desestabilidades que puede sufrir cada ciclista.

El gesto deportivo viene altamente condicionado por la bicicleta, con la que el ciclista llega a formar un par indisoluble durante la práctica de este deporte. Y por ello, un gesto incorrecto se debería corregir mediante la adaptación de la bicicleta a la morfología y a las peculiaridades físicas de cada ciclista.


El pedaleo es una acción muy sincronizada que requiere un encaje perfecto. Una desigualdad entre las extremidades inferiores desequilibra la pelvis inclinándose hacia el miembro más corto. Al vascular la pelvis se descompone la columna y las articulaciones superiores e inferiores se desestabilizan. Una pequeña desviación del eje de tracción correcto puede causar tensiones en un músculo o tendón. Al cabo de miles de kilómetros, su efecto acumulativo puede causar un daño de difícil reparación. Si no se corrigen estas inestabilidades en los miembros inferiores, se generan deseabilidades en el tronco y en las extremidades superiores.

Estas descompensaciones condicionan al rendimiento y la salud del ciclista impidiéndole obtener la mayor eficiencia de sus capacidades, puesto que no presenta una expresión simétrica el sistema neurotransmisor detecta situaciones alteradas en su funcionamiento muscular y articular y genera unos ajustes a modo de protección mediante la limitación de la expresión para evitar en la medida de lo posible las alteraciones que se ocasionan.

Podemos comprobar a diario que la mayoría de los problemas que afectan a los ciclistas proceden de un error de la postura del hombre sobre la máquina, del empleo de un material inadecuado, de una bicicleta inapropiada o de problemas morfológicos propios, todo lo cual favorece las tensiones músculo-ligamentosas y óseas que darán lugar a los síntomas.

Lo ideal es prevenir la aparición de la lesión con un estudio que detecte los defectos anatómicos. No siempre es así. Con mucha frecuencia el defecto se detecta cuando la lesión ya ha aparecido y tenemos que encontrar una causa que corregir.

Por tanto es de gran importancia que los ciclistas, si quieren obtener el máximo rendimiento dentro de sus capacidades, se realicen un ajuste biomecánico para corregir cualquier inestabilidad y crear una posición optima que les permita conseguir eficacia dentro de una práctica deportiva saludable evitando lesiones.

Además, la necesidad de un ajuste postural sobre la bicicleta se vuelve imprescindible para los niños en edad de ciclismo de base, para evitar alteraciones y conseguir que su capacidad se desarrolle proporcionando durante el periodo de crecimiento una correcta estabilidad funcional y un desarrollo equilibrado permitiendo que sus valores físicos crezcan en el mayor valor útil sin perjudicar en su salud.

En el caso del ciclismo adaptado o paralímpico donde existen verdaderas asimetrías, es inevitable ajustar la posición de forma que las limitaciones no afecten a sus capacidades aportando mayor estabilidad para obtener la máxima eficacia del rendimiento en función de sus posibilidades.

En definitiva, cualquier defecto en el acoplamiento con la bicicleta puede generar, a nivel de los ligamentos y de los apoyos, tensiones anormales que constituyen posibles fuentes de inflamación. Por tanto, las posturas incorrectas sobre la bicicleta, mantenidas durante mucho tiempo, son capaces de alterar el gesto deportivo normal y producir patologías que será necesario diagnosticar y tratar correctamente.

A mi juicio, esta información debería ser tenida en cuenta por entrenadores, técnicos, deportistas, o padres de niños ciclistas, pensando en obtener los mejores beneficios de una bicicleta adecuadamente diseñada, para conseguir salud, rendimiento y/o placer de la práctica deportiva.

Espero que esta información sea de utilidad para prevenir problemas.

2 comentarios:

  1. Buenas
    Tengo un pequeño problema y no doy con cuál es el motivo,tengo una pequeña tensión debajo del interior de los tobillos,Y nunca me ha llegado a doler,pero si me cruje cuando hago estiramientos y mosquea bastante que a la larga termine pasando algo.
    GRACIAS Y SALUDOS

    ResponderEliminar
  2. Hola, si deseas encontrar cual es el problema y posibles soluciones debemos realizar una valoración antropométrica, para detectar posibles problemas si los hubiese, medición para determinar los componentes, informar de lo que acontezca, y ajuste de la bicicleta o en su caso aconsejar le que bicicleta seria conveniente para usted , medidas y características. podemos contactar en el telefono 659333320 o por correo bioamadeo@gmail.com

    ResponderEliminar

DEJA TU COMENTARIO