jueves, 4 de marzo de 2010

¿Por qué el ciclismo profesional no utiliza la medida de la biela personalizada?

Es sorprendente que el ciclismo en el siglo XXI, a nivel profesional, elite o sub23, donde el ciclista ya es una persona adulta con el crecimiento definido en dimensiones corporales; no utilice la biela personalizada que se corresponda a la medida de su entrepierna, o que la longitud de biela no esté precisada al milímetro, ya que esto le permite obtener la mayor eficacia y con ello el mayor rendimiento. Podemos observar que estas categorías anteriormente mencionadas continúan haciendo uso del sistema tradicional de la utilización de las bielas estándar que los fabricantes ofrecen al mercado sin dar importancia a la precisión, ya que la diferencia de longitud de una biela a otra varia en 2.5 mm, impidiendo que se ajuste a la medida personal,como si se tratase de un ciclista común que no precisa ni valora la eficacia ni el rendimiento, cuando en el ciclismo profesional se supone que se trata de conseguir esto, eficacia y rendimiento.

La precisión de la longitud de biela debería de ser aplicada además en el ciclismo de base o escuelas para poder conseguir la mayor cualificación en la capacidad y el rendimiento sin verse alterada la salud en el trascurso del crecimiento.

En otros deportes podemos observar cómo se adecua los medios al deportista, por ejemplo en el golf se fabrican palos a medida personalizada, en tenis las raquetas, en la fórmula 1 el habitáculo al piloto, etc. ¿Por qué en el ciclismo no pasa lo mismo con las bielas y demás componentes?

Teniendo en cuenta que el ciclismo en esta categoría es una profesión y lo que se pretende, como en toda profesión, es lograr el mayor beneficio consiguiendo ganar el mayor número de competiciones posible; debería contemplarse la necesidad de incluir la aplicación de la biela unipersonal que permite obtener el mayor rendimiento según la capacidad de cada uno.

El pasado miércoles durante la primera etapa de la “vuelta Murcia” pude aproximarme a la bicicleta de Armstrong y observar que utiliza un biela de 175 mm cuando según su altura sería más útil utilizar una biela inferior. Lo cual pone en duda que le sea posible obtener una alta frecuencia de pedaleo, cuando se sabe que el exceso de longitud de biela reduce la frecuencia, a no ser que a pesar de su 1.77 m de altura posea una longitud de pierna superior a 87 cm.

Todo esto me lleva a reflexionar sobre la necesidad de ajustar la longitud de biela al ciclista, para que el ciclismo siga avanzando e integrando mejoras que le aporte una mayor utilidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA TU COMENTARIO