sábado, 26 de diciembre de 2009

Propuesta de cambio en el desarrollo para niños.

Con motivo de la próxima temporada ciclista de escuelas propongo para todos los padres, monitores o personas responsables que observen la opción de utilizar una biela un poco más reducida de la capacidad tolerada por el niño en unos cinco milímetros, no ampliando el desarrollo de los platos y compensando con un desarrollo mayor en los piñones.

Mantener el plato de 46 dientes de la edad alevin en infantil modificando el desarrollo de la rueda, en vez de llevar un 16 de final llevar un 15 para que la distancia cubierta en una pedalada sea de 6,40 metros permitida por el reglamento.

Con este desarrollo el niño tendrá una ergonomía en la carga a tolerar y trabajará con más frecuencia la cual le permite expresarse en inercia teniendo que ejecutar una menor fuerza en el pedaleo que le aportará menor deterioro articular y una mayor ergonomía muscular expresándose de una forma natural según su madurez física.

Aprovecho para felicitar a toda la familia ciclista un feliz y prospero año nuevo lleno de logros y metas superadas.

viernes, 4 de diciembre de 2009

El manillar en la bicicleta de carretera, ciclocrós, pista y mountain bike.


En el manillar de carretera es fundamental que los tres puntos de apoyo de las manos, parte alta horizontal, parte avanzada o manetas y la parte inferior del arco, reúnan la mayor estabilidad.


La distancia ha de ser la adecuada para no generar desestabilidad por tener una medida de avance excesiva, o por una dimensión muy grande o por tener la caída del arco muy profunda o una amplitud de curva muy abierta en la parte superior que reduce la utilidad.

Este manillar sirve para carretera, pista o ciclocrós, teniendo en cuenta la anchura adecuada para cada persona, que se obtiene midiendo la anchura de hombros de costado a costado.
El manillar adecuado y correctamente posicionado posibilita una adecuada conducción y manejo de la bicicleta. Cuando se pedalea de pie nos permite que el balanceo sea equilibrado por tener la anchura correcta pudiendo así obtener la mayor utilidad cuando queremos efectuar un démarrage o esprintar. La anchura del manillar también aporta una ergonomía a la distensión de los hombros, cuello y zona dorsal en la posición.

Para mountain bike es fundamental que el manillar sea plano, para una mayor estabilidad, teniendo en cuenta que utilizamos una sola altura en el apoyo, no como en carretera que tenemos tres puntos de apoyo. Debemos considerar muy útil la anchura correcta por facilitar la conducción, el manejo y la ergonomía, para esto es necesario lograr el manillar adecuado en dimensión y posición como siempre. La dimensión la conseguiremos sumando a la anchura de los hombros, la medida del ancho de la mano desde el metacarpo del dedo meñique al metacarpo del índice. Con estas indicaciones conseguimos el manillar que nos será de la mejor utilidad para la práctica del ciclismo de montaña.

OJO: el manillar, al igual que las bielas y el sillín, etc., es muy importante a tener en cuenta para los niños, por facilitarles el manejo, la estabilidad y la ergonomía, permitiendo que su expresión sea la adecuada sin afectar a su salud. Al igual que en el ciclismo de alto rendimiento aporta eficacia por facilitar todo lo anteriormente dicho y por evitar la pérdida de fuerzas centrifugas en la carga del pedaleo sentado.


También existe la posibilidad de manillares asimétricos para personas con reducción de movilidad de un brazo respecto a otro, o la disminución de amplitud de un hombro con respecto a otro, para proporcionar la estabilidad necesaria para que no afecte a otras partes del cuerpo.


En estas imágenes podemos observar un ejemplo de manillar asimétrico que he desarrollado para esta persona que tiene una reducción de movilidad en un codo, generando el manillar asimétrico adecuado le permite que su espalda mantenga una estabilidad natural y funcional y la conducción no se vea condicionada.

Espero que los comentarios de este blog os sean útiles o cuanto menos una visión desde otro punto de vista.

lunes, 2 de noviembre de 2009

Consejos a la hora de comprar una bicicleta.

¿Qué debemos conocer a la hora de comprar una bicicleta?

Cuando decidimos cambiar o comprar una bicicleta por primera vez es recomendable que conozcamos cuales son las medidas de los componentes adecuados, cuadro, biela, manillar, pedales, potencia, tija, sillín. Los frenos, las ruedas, cambios, desarrollo, platos y piñones no tienen ningún valor que influya en la determinación de la posición, por ser componentes auxiliares y de transmisión y proyección del movimiento no influyen en el ajuste de la posición.

1.El cuadro.
Para elegir el cuadro, debemos conocer la longitud de la pierna en la posición descalzos y con los pies separados en el valor “Q” y midiendo desde el suelo hasta la parte perineal. La medida que obtengamos, en cm, debemos multiplicarla por 0.67 y obtendremos la dimensión del cuadro en medida estándar. Debemos tener en cuenta a la hora de decidirnos por una marca, que la geometría de la talla estándar que hemos obtenido esté incluida en la geometría de la marca que hemos elegido, puesto que algunos fabricantes incluyen un valor de medida estándar pero las dimensiones son diferentes, ya que el cuadro que no determine el valor estándar es posible que a la hora de generar la posición no permita el ajuste correcto de la posición.

2.Bielas.
Para elegir la longitud de la biela, como es un tanto complejo, adjunto una tabla de medidas adecuada tanto para niños como para adultos. Teniendo en cuenta que estas medidas que incluye la tabla están proporcionalmente a la longitud de la pierna aproximadamente un mm por encima, un mm por debajo y una situación bastante exacta dependiendo de las tres dimensiones de pierna que incluyo en cada biela, ya que incluyo varias longitudes de pierna en la misma mediada de biela.


*las cifras que se repite en algunas medidas de entrepierna con dos medidas de biela diferente, es debido a la posibilidad de tolerancia por la persona según su fisonomía, flexibilidad, elasticidad, y volumen que le permita asumir un funcionamiento correcto.

Además debemos de tener en cuanta que a la hora de aplicar una biela a un niño esta debería de ser un poco inferior a la longitud tolerada, puesto que los niños no tienen desarrollada la fuerza y si tienen la agilidad de expresión. Del mismo modo, las personas adultas a partir de 45 años, es recomendable que utilicen una biela de un mm o dos inferior a la capacidad máxima que tolere la persona.

Los adultos que tengan una longitud de pierna superior a noventa centímetros deben valorar si realmente aporta mayor rendimiento o si perjudica al rendimiento y a la salud siendo conveniente utilizar 175mm, en vez de 177.5mm.

El factor “Q” es muy útil aportando rendimiento y salud en la rodilla y en la cabeza del femur. la dimensión del factor “Q” es la que existe de centro a centro de pedal. Y se obtiene midiendo la separación de la cresta ilíaca de costado a costado.

3.El pedal.

Para elegir un pedal debemos tener en cuenta que tenga movimiento en la sujeción de la cala para evitar que nos impida liberar cualquier necesidad de congestión de movimiento de la pierna, incluyendo el menor grosor posible en la cala para permitir la mayor aproximación de la suela al eje pedalier aportando la mayor estabilidad en la transmisión de la fuerza.

4.El manillar.
El manillar debe incluir la medida de anchura de exterior a exterior de los hombros junto al avance y caída del arco. Estos valores nos aportaran una mayor estabilidad en el apoyo de los distintos puntos que incluye el manillar. Es aconsejable que el avance no sobrepase de entre 7 y 8 cm y que la caída del arco sea de 12 cm, ya que estas medidas nos facilitan lo anteriormente comentado en los puntos de apoyo.

5.La tija.
La tija debe de incluir el punto de apoyo en la medida de retroceso que aporte la mayor estabilidad a la sujeción del sillín, debiéndolo sujetar, siempre que sea posible dentro de las indicaciones que da el fabricante.

6.El sillín.
Debemos de elegir el que incluye lo descrito en el anterior blog .
http://bioamadeo.blogspot.com/2009_10_01_archive.html

7.La potencia.
La potencia adecuada es la que una vez ajustado el pedaleo nos proporciona una distensión postural que nos permite evitar que la espalda sienta ninguna alteración. La longitud de la potencia no es posible determinar con un valor exacto, puesto que la geometría de los cuadros no incluyen la misma longitud, ni el mismo retroceso, ni ningún parámetro para poder determinar junto con las distintas medidas de tronco que puede incluir la diversidad de personas que pueden utilizar un mismo cuadro.

Espero que estos consejos os sean provechosos.
Hablaremos de la bici de montaña y ciclo-cross en otro blog.
Cualquier duda o sugerencia que tengais no dudeis en comentarla.
SALUDOS!

martes, 6 de octubre de 2009

EL SILLÍN

Si a uno le dejan sin el sillín de su bicicleta, descubrirá con sorpresa que, este componente que a menudo no le damos mayor importancia, es imprescindible para pedalear, pues sobre este reposa todo el peso de nuestro cuerpo e influye en el pedaleo, en la salud perineal, en la ergonomía de apoyo de los glúteos y estabilidad de apoyo en los isquiones.

A la hora de elegir un sillín tenemos que tener en cuanta las dimensiones de la anchura, la anatomía, y la consistencia.

La anchura varía según la fisiología de cada persona. Ha de ser la adecuada para pedalear sin que su anchura impida el movimiento, desde el glúteo hasta el apoyo en el pedal, totalmente libre como si fuese un péndulo, permitiendo de este modo que la pierna caiga totalmente libre de fijación aprovechando la fuerza realizada en la carga, a la que se suma el peso corporal de la pierna, obteniendo la maxima eficacia en el pedaleo.

A la hora de elegir la
forma anatómica de nuestro sillín deberemos tener en cuenta que esta varia dependiendo del sexo, puesto que los genitales masculinos y femeninos son diferentes precisan de apoyo diferente para liberar la zona perineal. Y también varía dependiendo de la edad, si es niño o adultos, debido a las dimensiones corporales.

La forma anatómica adecuada de cada sillín, es la que contempla la anchura para la comodidad de apoyo de los glúteos y la estabilidad en los isquiones para soportar la carga corporal y conseguir estabilidad en el pedaleo.

La
consistencia es de una importancia fundamental, ya que el sillín que sufre deformación modifica la altura y la plomada, lo cual desestabiliza el pedaleo, variando las sensaciones y los ángulos en los hábitos de carga muscular del pedaleo, esta modificación implica que nuestro sistema muscular y sensorial tenga que estar cambiando constantemente para adaptarse a las nuevas situaciones.

El sillín para los niños, como los demas componentes, deberá estar acorde con su antropometría, al desarrollo de su pelvis, sus gluteos e isquiones, por tanto deberá ser inferior al que utilizamos los adultos para ofrecerles una buena estabilidad en el apoyo, obteniendo un correcto pedaleo que les permita crecer adecuadamente sin generar alteraciones. Este es un tema que los monitores deberían observar en las escuelas de ciclismo para ayudar a los niños.

Por último, una vez conseguido el sillín adecuado, debemos tener en cuanta que en el montaje la
colocación del sillín depende de la masa corporal de cada persona, para darle mayor o menor inclinación. Recordar que además es muy importante la altura y la plomada.

Cada componente de la bicicleta es un elemento importante que contempla los valores correspondientes a la anatomía de cada persona, precisando de un montaje correcto para poder obtener la mayor utilidad y eficacia, puesto que no es suficiente que las dimensiones y anatomiá de los elementos sean adecuadas, sino además de una correcta posición en el montaje.

sábado, 5 de septiembre de 2009

MÉTODOS PARA AJUSTAR LA BICI


--> ¿Quién se debe adaptar?
Este es el título del masterbike del nº 209 de la revista bike y su autor es Jon Iriberri, licenciado en actividades físicas del deporte y técnico deportivo, actualmente seleccionador nacional de ciclismo en pista.

Este no es el único artículo que ha publicado Jon este año, también podemos leer algunos consejos sobre cómo ajustar tu posición sobre la bicicleta en el Especial Cicloturismo 2009 de Ciclismo a fondo.

Jon hace una exposición básica pero bastante concisa sobre pasos a seguir para justar una bicicleta. Coincido en muchos aspectos con él y su método de trabajo, lo que ratifica que mis observaciones no van por mal camino.

Cualquier observador con algo de experiencia puede detectar cuando alguien tiene una mala posición sobre la bicicleta, es cierto, pero a la hora de realizar ajustes es necesario saber que mediciones se han de tomar y actuar en consecuencia realizando ajustes en los componentes según los datos obtenidos. Para realizar un estudio o un ajuste en primer contacto, son necesarias 3 ó 4 horas, dependiendo de las necesidades de cada uno, y luego es conveniente realizar un seguimiento y en algunos casos volver a ajustar si fuera necesario.

La altura del sillín es fundamental para obtener una adecuada capacidad de expresión, la cual va ligada a la plomada o retroceso del sillín, estos dos puntos de referencia son los que realmente una vez establecidos determinan la posición adecuada para que la rodilla no sufra ninguna alteración y permita obtener la mayor capacidad de expresión. A la hora de generar la altura es necesario valorar la extensión plantar la cual aporta la estabilidad en la carga sin perdida de fuerza.
Jon utiliza un goniómetro (medidor de ángulos) para determinar la extensión correcta de la pierna y con ello la altura del sillín, utilizando un ángulo de trabajo personalizado que se establece a partir de los puntos anatómicos personales. En mi opinión aunque tomemos como punto de partida el punto anatómico referencial, debido a la variación de la longitud del pie y de la variación de longitud de tibia y fémur, es posible que no se dé una exactitud precisa, ya que la estimación del ángulo puede variar según las dimensiones del fémur y la tibia, también depende de la biela con la que estemos tomando la medición.

Los sillines son todos de anatomía diferente por lo tanto cada sillín nos demandará una posición diferente para obtener la adecuación. Para que los isquiones se posicionen en la estabilidad necesaria el sillín tendrá la posición adecuada cuando teniendo apoyado un nivel en la parte anterior más alta y desplazándolo hacia la posición donde el isquion se apoya, encontremos una total horizontalidad, la cual nos liberará de opresiones perineales obteniendo una mejor capacidad de expresión. Antes de posicionar el sillín debemos de observar que la bicicleta entre eje delantero y trasero esté a nivel.

Para obtener el máximo rendimiento de la fuerza en el pedaleo es fundamental la plomada, la cual se obtiene a través de la situación de la altura y la posición de la cala en la longitud plantar útil, así posteriormente podremos determinar la plomada que parece ser que todavía no se ha detectado el punto correcto el cual nos permite obtener una estimación de una frecuencia máxima y una disposición de generar auto movimiento, esta es una de las diferencias entre mis observaciones y las de Jon.

El factor Q es la distancia entre la separación del centro de los pedales, es de una importancia trascendente para la salud y la eficacia la cual hasta el momento no se tiene mucha consideración de la aportación de utilidad que tiene.

La angulación de la espalda depende de la situación de la altura y la plomada del sillín y la longitud de la biela para poder hacer una inclinación de la pelvis que nos permita obtener una extensión total de la espalda. También para obtener una ergonomía postural en la zona de los hombros es necesario que la anchura del manillar sea la correcta para la persona, bien en carretera o bien en montaña, la diferencia de obtener el valor de la amplitud del manilla de carretera al de montaña es que al de montaña hay que incrementar el valor de la medida de la mano con el puño cerrado midiendo de exterior a interior.

Para las personas con sobrepeso es aconsejable además de modificar el ángulo del tronco en la inclinación reducir la biela en una proporción que nos facilite realizar la actividad del pedaleo, sin que nos moleste ese volumen extras, por obtener una elevación reducida en el cuádriceps, el cual eliminaría la ampliación del ángulo de inclinación.

El artículo de Jon Iriberri está muy bien, aunque echo en falta comentarios sobre la biela que tanto condiciona el ajuste, y la importancia del manillar.

Para terminar os dejo con unos consejos preliminares antes de realizar unos ajustes que muy correctamente propone Jon.

- Debes ir equipado con el material con el que montes habitualmente en bici (culote, zapatillas…)

- Antes de empezar hay que nivelar perfectamente la bici, bien utilizando un nivel largo (120cm) o bien midiendo las distancias de los ejes delanteros y trasero de las ruedas al suelo, que deben ser los mismos.

- Antes de empezar a ajustar la bici es necesario pedalear unos minutos para calentar los músculos, las articulaciones, etc, con objeto de no hacer gestos diferentes a los habituales.

- Cada cambio implica comprobar de nuevo, e incluso reajustar las mediciones realizadas anteriormente, dado que la mayoría de ajustes tienen variables dependientes derivadas.

- Tras cada cambio hay que pedalear unos minutos para asentarse correctamente el sillín antes de volver a tomar medidas, aun si el objeto de cambio es el propio sillín.

- La sustitución de un componente por otro puede cambiar las medidas registradas, por lo que cada vez que se sustituya algún componente se debe verificar las medidas desde el inicio.

Me parece que Jon hace un gran trabajo y espero que consigamos muchos éxitos con la selección de ciclismo en pista.

El próximo blog hablaré del manillar.



Saludos a todos.

jueves, 13 de agosto de 2009

BIELAS, SALUD Y RENDIMIENTO.


Las bielas en la práctica del ciclismo, además de ser el componente que nos permite pedalear para impulsarnos, es uno de los elementos que mayor influencia tiene en la salud y el rendimiento de un ciclista.


En cuanto a la salud, las bielas según su longitud tienen la posibilidad de alterar o aportar utilidad y rendimiento. Cuando son de una dimensión excesiva pueden generar alteraciones como acortamiento muscular posterior, alteraciones en la rodilla, en la cabeza del fémur y en la columna.


En la rodilla por sufrir una hiperflexión en el momento del paso superior en el pedaleo generando una opresión rotuliana en los cóndilos y la meseta tibial.


En la cabeza del fémur por sufrir una hipertensión de los ligamentos en el paso del pedaleo por la parte superior vertical generando un retroversión pélvica.


Estas afecciones que sufren la rodilla, la cabeza del fémur y la retroversión pélvica, desestabilizan la columna descomponiendo la lordosis lumbar en cifosis e incrementando la cifosis dorsal y generando una hiperlordosis en la zona cervical, además de reducir la capacidad de expresión.


En relación al rendimiento, a través de mis observaciones, investigaciones y pruebas he encontrado la forma de determinar la longitud de biela adecuada para cada modalidad de ciclismo que se vaya a practicar, permitiendo el máximo rendimiento dentro de las capacidades de cada persona. La longitud de la biela adecuada a cada uno depende de la longitud de la pierna + la longitud del pie, que es el valor de dimensión a tener en cuenta para obtener el mayor rendimiento y evitar lesiones, siempre y cuando no se sobrepase la longitud máxima tolerada por el ciclista, y además teniendo en cuenta el factor Q, que es la distancia entre los pedales. Debemos tener en cuenta que las dimensiones de la biela no es la misma y varía dependiendo de la especialidad ciclista que se practique, triatlón, BTT, carretera, descenso, pista, etc.


Con el paso del tiempo nos hacemos mayores y con ello nuestra movilidad articular y elasticidad muscular se van reduciendo, por tanto este es otro factor a tener en cuenta a la hora de determina la longitud de la biela, ya que debido a la perdida de movilidad se recomienda acortar la longitud de la biela adecuada en la proporción necesaria para ajustarse a la capacidad de movimiento de la persona, esta reducción de biela facilita la expresión de movimiento y reduce la posibilidad de lesiones. Esta reducción de biela en la medida necesaria se podría aplicar a personas con reducida movilidad en las piernas o con problemas de columna que le condicionan e impiden practicar ciclismo, con lo cual le permitiría montar en bicicleta al no afectar el pedaleo a la movilidad en la columna,.


En el caso de los niños es muy necesario que se inicien con la longitud de biela adecuada que se ajuste a la longitud de la pierna en cada momento del crecimiento. La biela adecuada al momento le permite tener la mayor eficacia en el pedaleo, y además la longitud de biela adecuada a cada momento le proporciona un crecimiento de capacidad en el desarrollo muscular al final de la madurez por la utilización del sistema extensor y flexor de la pierna en carga según el momento del pedaleo, durante todo el proceso del desarrollo. Si la biela fuese en algún momento un poco inferior no pasa nada, puesto que el no tiene la fuerza desarrollada y le permite trabajar con mayor facilidad la frecuencia del pedaleo.


OJO. Con todo esto hay que saber que la biela no es el único componente ajustable a tener en cuenta para obtener el máximo rendimiento en el pedaleo. Para obtener la eficacia es necesario que se ajusten también las calas, la altura del sillín y la plomada, teniendo en cuenta además la importancia de las zapatillas, para que la forma de la suela sea la más adecuada para trasportar la eficacia de la carga en el pedaleo.


Saludos para todos, y cualquier cosa que respecto a los comentarios del blog os pueda interesar, y os contestaré con mucho gusto.

martes, 21 de julio de 2009

Biomecánica y jovenes ciclistas





Creo necesario y conveniente dedicar estos primeros blogs a comentar la relevancia y la poca conciencia que existe sobre la biomecánica aplicada al ciclismo de base y la gran importancia que ella tiene para los niños desde edades de iniciación hasta llegar a la madurez física del desarrollo.

Basándome en mis experiencias y en las conclusiones obtenidas a través de mis muchas observaciones creo que es fundamental e imprescindible que todos los niños a la hora de montar en bicicleta, o bien para practicar ciclismo de competición o bien como ocio, utilicen los componentes adecuados que les corresponden según las medidas de su cuerpo en el momento del desarrollo en que se encuentran.

Esto es necesario por dos motivos, el primero y más importante está relacionado con la salud. Es obvio que una mala posición sobre la bicicleta a la hora de practicar ciclismo puede originar lesiones provocando una distensión de todo el sistema articular del cuerpo, causando una tensión excesiva en los tendones de la rotula o una hiper-flexión de los ligamientos de la cabeza del fémur, e incluso ocasionar una descomposición de la columna, alterándola o invirtiéndola ocasionando enfermedades en el disco lumbar (hernia, fractura o protuberancia del disco).

El segundo motivo que argumenta la importancia de realizar ajustes biomecánicos a los jóvenes ciclistas es que una adecuada posición sobre la bicicleta propicia un gesto en el movimiento del pedaleo que desarrolla correctamente la musculación de las piernas, permitiendo una disposición de utilidad para poder cualificar el sistema muscular de las piernas , esto es posible porque una adecuada expresión de movimiento en el pedaleo facilita que el sistema muscular extensor y flexor actúen en carga en cada fase del pedaleo obteniendo una cualificación muscular superior por trabajar en carga en todo el proceso del crecimiento hasta llegar a adulto.

Los componentes de la bicicleta como son el cuadro, el manillar, la biela, el sillín y las zapatillas poseen la capacidad y necesidad de adecuarse a las medidas del niño para asegurar la máxima estabilidad y rendimiento en la posición sobre la bicicleta. Estos componentes deben de ser seleccionados mediante una medición antropométrica que nos permita conocer las dimensiones del cuerpo para determinar los componentes más adecuados.

Además debemos tener en cuenta que debido a que los niños se encuentran en continuo crecimiento, las medidas de posición sobre la bicicleta cambian periódicamente en función al desarrollo físico, por tanto los componentes deberán de ser modificados durante todo el proceso del crecimiento teniendo en cuenta las nuevas medidas ajustándose a las necesidades que demanda. Nunca se debe dejar pasar más de dos centímetros para volver a corregir la posición y el cambio de los componentes.

Ya es hora que en el año 2009 que en los padres de jóvenes ciclistas así como en los clubs y escuelas de ciclismo donde los niños practican ciclismo se genere una corriente de necesidad de que deben utilizar una orientación biomecánica para que el tiempo que invierten les sea totalmente productivo tanto en el crecimiento de la capacidad como en la no afección de alteraciones, puesto que en las reuniones de escuela se puede observa que los niños por utilizar materiales de dimensiones excesivas no pueden mostrar su capacidad total de expresión sobre la bicicleta por ir excesivamente contraídos.

Uno de los elementos condicionante más importante es la longitud de la biela, ya que es la responsable de generar una hiperflexión en el paso superior de la rodilla y una retroversión pélvica que produce un acortamiento muscular posterior de la espalda y de la pierna produciendo una inversión de la lordosis de la zona lumbar y generando posibles afecciones. Todo esto se puede solucionar y evitar adecuando la longitud de la biela dependiendo de la longitud de la pierna y ajustando la altura y el retroceso del sillín adaptándolo a cada persona. El manillar también es un elemento de medida variable que bien colocado facilita la capacidad de valoración visual y equilibrio.

Con esta argumentación quiero destacar la importancia que tiene la biomecánica para el mundo de los pequeños ciclistas que practican ciclismo de competición o de ocio y desde aquí recomiendo a padres, monitores, directores y gestores de grupos deportivos, y al mundo del ciclismo que le presten a este tema la atención que se merece en cuanto a los niños se refiere, puesto que con nuestra ayuda podemos aportarles la posibilidad de un progreso adecuado e incluso facilitar el éxito o por lo menos llegar a la conclusión de que su limitación viene generada por un condicionante natural y no un condicionante inadecuado y perturbador por una mala posición y una bicicleta inadecuada que les condicione conseguir sus objetivos.

En estas fotografías tomadas durante el calentamiento del campeonato de España de pista en Torrepacheco 2008 podemos observar las siguientes situaciones:





Una inadecuada altura del sillín al pedal, como bien se observa, origina que el ciclista tenga que realizar una extensión de la planta del pie para poder contactar con la parte inferior del pedaleo. Como es inadecuada está generando un crecimiento desestabilizado, produciendo además una alteración de la espalda en la zona lumbar con aproximación a la zona dorsal.








En esta imagen observamos igualmente una excesiva altura del sillín y una descomposición en la espalda, producida por una posición adelantada del sillín y una excesiva longitud de biela. La postura genera una deformación lumbar y dorsal, además de una hiperflexión en

la rodilla.